Confía en la Escritura o vuélvete tu propio Dios

Aferrándonos a la verdad de Dios


 Cada vez más cristianos profesantes dicen que la Biblia no es divinamente inspirada.

 Eso significa que ellos piensan que son Dios.

 ¿Cómo es eso?

 Si creemos que ciertas partes de la Escritura están pasadas de moda, corrompidas, o escritas por hombres, debemos definir verdad y error por nosotros mismos. Sólo Dios puede hacer eso.(1) Creer que la Biblia es imprecisa no sólo es idolátrico, también es intelectualmente tonto:

 1. La Biblia es extremadamente confiable, más confiable que cualquier otro manuscrito antiguo. Dios nos permitió descubrir algunos de los manuscritos más antiguos en 1947 (Los pergaminos del Mar Muerto), y esos manuscritos confirman que sólo pequeños e insignificantes errores de escritura han sido cometidos en los miles de años desde que los manuscritos originales fueron escritos.(2)

 2. Todas las porciones de la Escritura son escritas por hombres. Si no crees que esos hombres fueron divinamente inspirados para escribir la Palabra de Dios, no puedes confiar en nada de la Escritura. Incluso las palabras de Jesús fueron registradas por hombres.(3)

 Podemos confiar en la Escritura, o volvernos nuestro propio dios.

 Yo confío en la Escritura. ¿Y tú?

 ------------------
 (1) Las personas que no confían en la Escritura a menudo permiten que sus falsos maestros se vuelvan su dios, permitiendo que ellos les digan qué es verdad en la Biblia y qué no. Por favor notemos que nada en la Escritura es “pasado de moda”, pero no toda promesa o mandamiento en el Antiguo Testamento es aplicable a los cristianos del Nuevo Testamento. 

 (2) Dios es capaz de salvaguardar Su Palabra, y Él lo ha hecho. Él no dejaría que un error humano dejara a Sus hijos sin la verdad confiable. 

 (3) Véase: 2 Timoteo 3:16-17, Hebreos 4:12, 2 Pedro 1:20-21

Inglés: Trust Scripture or become your own god

Traducido por: Silvia Naviliat








¿Sólo quieres “apenas escapar?”

¿Estás construyendo tu fe con madera, heno y paja?


 Todos los cristianos genuinos “construyen” sobre el fundamento de Cristo. Es parte del “ocuparnos en nuestra salvación” (Filipenses 2:12-13). 

 Algunos creyentes construyen cuidadosamente, deliberadamente,y de todo corazón, enfocándose en los tesoros celestiales y en los propósitos de Dios (Filipenses 3:12-16; Mateo 6:19-21;Efesios 2:10).

 Ellos son guiados por la enseñanza fiel y certera de la Escritura (1 Timoteo 4:16)

 De acuerdo con 1 Corintios 3:10-15, ellos están construyendo con “oro, plata, y piedras preciosas” y produciendo recompensas eternas.(1)

 Otros cristianos creen genuinamente en Jesús, pero se desvían tras falsas enseñanzas.

 Ellos van tras enseñanzas “cristianas” vacías, legalistas o egoístas, todas las cuales se queman como “madera, heno, y paja” cuando son probadas. La Escritura dice que estas personas entrarán a la eternidad “ pero apenas, como por fuego”

 Ésto no tiene nada que ver con la salvación, pero tiene todo que ver con la manera en que vivimos nuestra fe.

 “Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba lo que le corresponda, según lo bueno o malo que haya hecho mientras vivió en el cuerpo.”2 Corintios 5:10

 Construyamos con los materials correctos, queridos cristianos.

 -----------------------------------------
 (1) Nadie cumple perfectamente los propósitos de Dios, pero Dios nos recompensa de acuerdo a nuestra fidelidad o la falta de ella.  

 Inglés: Do you want to just barely escape?

Traducido por: Silvia Naviliat


3 verdades sobre las consecuencias terrenales


Aunque perdonado, el pecado deja su marca


 Cuando Dios nos perdona, eso significa que no sufriremos las consecuencias de nuestros pecados, ¿correcto?

 Si y no.

 No sufrimos la consecuencia eterna de la muerte espiritual (Romanos 6:23). 

 Pero la Escritura nos dice tres cosas importantes sobre las consecuencias terrenales: 

 1. El pecado, por naturaleza, tiene consecuencias (Gálatas 6:7-8).*

 2. Dios usa las consecuencias para disciplinar a aquellos a quien ama (Hebreos 12:5-11).

 3. Las consecuencias son peores cuando pecamos siendo completamente conscientes de lo que estamos haciendo (Lucas 12:47-48).

 Aquellos que verdaderamente aman a Jesús obedecerán sus mandamientos (Juan 14:23-24), se arrepienten cuando fallan (1 Juan 1:8-10), y hacen esfuerzos deliberados para cambiar (Filipenses 2:12-13). 

 Tal vez no podamos reparar todo el daño terrenal que hacemos cuando ignoramos los mandamientos de Dios, pero siempre podemos restaurar nuestra relación con Dios.

 Y podemos encontrar consuelo en el hecho de que Jesús hace possible que seamos libre del pecado y sus consecuencias en la eternidad. ¡Aleluya! 

 Inglés: 3 truths about earthly consequences
Traducido por: Silvia Naviliat


Transformación, no información

 “La Biblia no nos fue dada para nuestra información sino para nuestra transformación.” ― D.L. Moody 

 La Escritura es más que hechos y cifras.

 “ Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17 

 Incluso los relatos en la Escritura se nos han dado como ejemplos y advertencias (1 Corintios 10:11).

 Cuando nos damos cuenta que la Palabra de Dios es parte de Su amor por nosotros, anhelaremos leer, estudiar, y obedecer su mensaje, mandamientos, principios, y preceptos.(1)

 No sólo leeremos y estudiaremos las palabras de la Biblia, las obedeceremos para no autoengañarnos (Santiago 1:22-25). Dejaremos que la Escritura transforme nuestras mentes para poder entender la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios (Romanos 12:2).

 Las palabras escritas de Dios no son como cualquier otra palabra escrita. Ellas están vivas y son capaces de juzgar nuestros pensamientos y actitudes (Hebreos 4:12).

 ¿Cómo estás permitiendo que la Palabra de Dios transforme tu corazón y tu mente? Te aliento a hacer de eso una prioridad.  
----------------------------------------------------
 (1) El salmista comprendía que la Palabra de Dios es una expresión de Su amor. Nosotros necesitamos entenderlo también: Salmo 119: 64, 88, 124, 149, 159

Inglés: Transformation, not information
Traducido por: Silvia Naviliat


¿Dios cambia de opinión?: Nínive

¿Dios cambia de opinión?: Nínive

Dios sabe lo que pasará antes de que suceda. Él ve el cuadro completo. No hay razón para que Él cambie de opinión. 

 “Dios no es un simple mortal para mentir y cambiar de parecer. ¿Acaso no cumple lo que promete ni lleva a cabo lo que dice?” Números 23:19

 Sin embargo, la historia de Jonás parece contradecir esta verdad. Dios dijo que destruiría Nínive, pero Él “se apiadó” y no los destruyó (Jonás 3:10).(1) 

 Sin embargo, si miramos más de cerca nos damos cuenta que en realidad Él no cambió de parecer porque este tipo de advertencias tiene condiciones, explicadas en Jeremías 18:7-8

 " En un momento puedo hablar de arrancar, derribar y destruir a una nación o a un reino; pero, si la nación de la cual hablé se arrepiente de su maldad, también yo me arrepentiré del castigo que había pensado infligirles."

 Dios hubiera llevado a cabo Su plan de destruir a una Nínive no arrepentida.

 Pero los Ninivitas se arrepintieron y la advertencia ya no se aplicaba más a ella. Ellos se hicieron beneficiarios de la promesa invariable de Dios de perdonar y mostrar misericordia a aquellos que se vuelven a Él.

 De igual manera,Dios advierte que todos los hombres y mujeres irán al infierno porque todos pecaron y “la paga del pecado es muerte” (Romanos 3:23; Romanos 6:23). 

 Pero cuando nos arrepentimos y nos volvemos a Cristo,esa advertencia no se nos aplica más. (Juan 3:16). 

 Dios no cambia de opinión. Su ira contra los malvados sigue firme (Juan 3:36). Pero Su misericordia hacia el que cree, también permanece firme.

 ¡Confía en Su misericordia!
 ----------------------------------------
 (1) ¿Sabes porqué Jonás trató de escapar? Lee Jonás 4:2.

Inglés: Does God change His mind?: Niniveh
Traducido por: Silvia Naviliat


¿Dios cambia de opinión?: Nínive

Velando con Jesús


¿Harás lo que los discípulos no pudieron hacer?



“Mi alma está muy triste, hasta la muerte. Quédense aquí y velen conmigo.” ~ Jesús, Mateo 26:38

 Cuando estamos sufriendo, estresados, apenados, deprimidos o desalentados, deberíamos recitar este versículo y reflexionar en lo que Cristo sufrió por nosotros.

 Nuestro perfecto Señor fue “destrozado de dolor” hasta el punto de casi matarlo. 

 “ Pero, como estaba angustiado, se puso a orar con más fervor, y su sudor era como gotas de sangre que caían a tierra.” Lucas 22:44 

 Es interesante que Lucas, el médico, registrara este fenómeno llamado Hematidrosis. 

 Sabiendo que Él estaría separado de su Padre, llevando los pecados del mundo, causó que pequeños vasos sanguíneos se rompieran, haciendo salir sangre de sus glándulas sudoríparas y de los folículos pilosos. Nuestro Señor sufrió como humano. 

 Cristo le pidió a sus discípulos que “velaran” durante Su tiempo de necesidad, pero ellos se durmieron.(1)

 Cristo también nos pide a nosotros que “velemos”…que nos ocupemos de Su obra hasta que Él regrese. (Mateo 25:13; Marcos 13:33).

 ¡No nos durmamos!
 -------------------------------------------
 (1) Cuando leo que los discípulos se durmieron, me entristece. Pero me doy cuenta que no comprendían en su totalidad lo que le iba a suceder a Cristo, ni tampoco tenían el Espíritu de Dios viviendo en ellos porque el Espíritu Santo no había sido enviado todavía (Hechos 1:8). Ahora nosotros tenemos el Espíritu de Dios y entendemos la importancia de lo que Cristo llevó a cabo en la cruz. Por lo tanto, "velemos", queridos cristianos.

Inglés: Keep watch with Christ
Traducido por: Silvia Naviliat


Una pequeña semilla de rebelión



Semillas peligrosas

Hace treinta años, una cristiana profesante me dijo que ella escucharía su grupo de música favorito “aunque Dios dijera que estaba mal.” 

 No estoy segura si su elección musical era pecaminosa, pero su actitud sí lo era.

 Quedé sorprendida quince años más tarde cuando esa mujer sin ninguna vergüenza dejó de asistir a la iglesia y se involucró en inmoralidades. 

 Pero no debería haberme sorprendido. 

 La semilla de su rebelión estaba presente en esa declaración que había hecho tantos años antes.

 Cuando leemos el mandamiento de Dios sobre no adorar a otros dioses (Éxodo 20:3), normalmente pensamos en dioses paganos. Pero cualquier cosa que pongamos por encima de Dios es un ídolo.

 Los cristianos pecamos, pero no queremos hacerlo. Queremos negarnos a nosotros mismos por amor de Cristo (Mateo 16:24).

 Si hay algo que rehusamos dejar por Cristo, estamos tomando un camino peligroso. Una pequeña semilla de rebelión que ignoremos se transformará en espinas que ahogarán nuestra fe.(1) 

 ¿Estás haciendo algo que Dios prohíbe? Por favor, ¡arrepiéntete, querido cristiano! 
-------------------------------
(1) La parábola del Sembrador describe las "espinas" como las preocupaciones de esta vida y los deseos mundanos, tales como el deseo de riquezas y placer (Marcos 4:19; Lucas 8:14).Cuando Cristo dice que algunas personas quedan sin fruto porque esas espinas de la vida ahogaron la semilla plantada en ellos, ¿Él está hablando de las personas salvas o de las no salvas? La Escritura no lo deja completamente claro, pero nuestro deseo debería ser darle a Dios lo mejor de nosotros, no sólo lo mínimo.

Inglés: A small seed of rebellion
Traducido por: Silvia Naviliat