Los mandamientos de Dios acerca de la intimidad son amorosos, saludables y con propósito

 




Dios nos ama y quiere lo mejor para nosotros. Cada mandamiento y advertencia en la Escritura se basa en Su amor y sabiduría. 

Él diseñó la intimidad sexual para un hombre y una mujer casados entre sí (Génesis 2:21-25Mateo 19:5). Otras formas de intimidad sexual dañan nuestros corazones y almas (1 Corintios 6:18).

Cuando las culturas empiezan a decaer moralmente, empiezan por aceptar las relaciones sexuales prematrimoniales. Esto lleva a un aumento en los adulterios y la pornografía. Eventualmente, se aceptan la homosexualidad y otras formas antinaturales de intimidad sexual.

Romanos 1:18-32 explica esta decadencia sexual, que empieza dudando de Dios y termina desafiándolo. Nuestra cultura actual está en las últimas etapas, e incluso se enseñan cosas erróneas en nuestras iglesias. Los cristianos necesitan estar bien informados.

Compartamos cómo Dios nos salvó de los deseos malvados (1 Pedro 1:13-14). Expliquemos que ciertas conductas dañan nuestro corazón y nuestra alma. Y contémosle a las personas del amor de Dios hacia ellas y de Su deseo de salvarlos de sus pecados (1 Corintios 6:9-11Juan 3:16). 

Cada uno de nosotros debe decidir si creemos que los mandamientos de nuestro Señor son amorosos, con propósito y correctos, o si creemos las mentiras de la cultura que dañan y destruyen a las personas.
----------------

Traducido por: Silvia Naviliat

 

Los mandamientos de Dios son diseñados para nuestra salud espiritual, emocional y física. Nuestro Creador nos ama y sabe qué es lo mejor para nosotros


La responsabilidad de la buena relación entre padres e hijos

 



 

Si rehusamos negarnos a nosotros mismos, Cristo dice que somos “indignos” de ser llamados Sus discípulos (Mateo 10:38). Y un indicio importante de nuestra devoción a Cristo es nuestra voluntad de negarnos a nosotros mismos en la relación con nuestros padres (Efesios 6:2-3). 

Los mandamientos de Dios no son sugerencias, y no se basan en la facilidad y la comodidad. No se parecen en nada a los valores del mundo (Efesios 4:17-24Colosenses 2:8).

Tristemente, muchos cristianos le otorgan más gracia y respeto a sus vecinos no creyentes de la que le dan a sus padres. Ellos tratan a su vecino como quisieran ser tratados, pero no a sus padres (Mateo 7:12).

La Escritura dice que  nuestra devoción a Dios es falsa si le damos poca prioridad a nuestra responsabilidad hacia nuestros padres (Mateo 15:3-9). Dice que antes de traer nuestras ofrendas al Señor deberíamos poner nuestras relaciones en orden (Mateo 5:20-24).(1)  

Si en verdad amamos a Jesús, lo obedeceremos (Juan 14:21). Él es nuestro ejemplo de negarse a sí mismo, de perdón, y de perseverancia (Hebreos 12:1-4). Eso significa que:

1. Nos juzgaremos primeramente a nosotros mismos, identificando las maneras en que hemos fallado al no honrar a nuestros padres (Mateo 7:1-5).

2. Le concederemos a nuestros padres perdón y gracia (Colosenses 3:12-15).

3. Tendremos la voluntad de negarnos a nosotros mismos incluso si eso significa devolver bien por mal (Romanos 12:14-21).  

La fuerza y la calidad de nuestra fe no se revela en las cosas fáciles. Se revela al negarnos a nosotros mismos.

"Si en el día de la aflicción te desanimas, muy limitada es tu fortaleza." Proverbios 24:10 

--------------------

(1)  Mateo 5:20-24 habla de la importancia de nuestras actitudes de fondo. Muchos aspectos en nuestra cultura promueven una actitud de juicio hacia los padres. Por esa razón, recomiendo enérgicamente que las personas eviten las enseñanzas sobre poner “límites” hacia los padres.

Inglés: The Responsibility for Good Parent/Child Relationships

Traducido por: Silvia Naviliat

No subestimes el rasgo de carácter que Dios dice que separa al creyente verdadero del que no merece ser llamado Su discípulo.


 

4 importantes verdades bíblicas para recordar cuando te sientas ansioso o temeroso

 

Ayuda de las Escrituras


Qué consuelo saber que nuestro Dios nos entiende completamente, no solo nuestras fortalezas, sino también nuestras debilidades. 

Él sabe que muchas veces nos gana la preocupación. Y nos dice cómo lidiar con ella: 

1. Deberíamos llevar nuestras preocupaciones al Señor. 

"Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes." 1 Pedro 5:7  

"Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre." Salmo 55:22 

"Bendito sea el Señor, nuestro Dios y Salvador, que día tras día sobrelleva nuestras cargas.Salmo 68:19 

2. Cuando empezamos a preocuparnos, deberíamos orar. 

"No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias."  Filipenses 4:6

3. Deberíamos buscar los propósitos de Dios y lidiar con nuestros problemas un día a la vez.

"Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.Mateo 6:33-34

4. Deberíamos recordar que la preocupación es inútil e improductiva. 

"¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?Mateo 6:27  

Traducido por: Silvia Naviliat

La Biblia nos ofrece estas importantes verdades para superar el miedo, la ansiedad y la preocupación.


La importancia de relaciones saludables para construir nuestra fe

 



¿Tienes un buen amigo cristiano?

Dios nos diseñó para relaciones cercanas y significativas que fortalezcan nuestra fe, y Él nos advierte contra las relaciones que nos afectan negativamente (1 Corintios 15:33).

No hay fórmulas mágicas para encontrar relaciones positivas que construyan nuestra fe, pero déjame hacerte algunas sugerencias:


1. Encuentra un grupo pequeño de estudio de la Biblia donde se enseñe la sana doctrina bíblica. A menudo este es el primer paso para construir relaciones.

2. Pídele a Dios que te ayude a identificar cristianos sólidos entre tus conocidos e invítalos a orar contigo.

3. Recuerda que el primer paso para tener un buen amigo es ser uno, y la Escritura ofrece una guía excelente en ese sentido. Por ejemplo:

"siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor.Efesios 4:2  

"Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran.Romanos 12:15

"Por eso, anímense y edifíquense unos a otros, tal como lo vienen haciendo." 1 Tesalonicenses 5:11 

Lee también: Efesios 4:29Colosenses 3:12-14,Hebreos 3:13.  

Si tienes un amigo cercano que aliente tu fe, toma tiempo hoy para agradecer al Señor por eso. Si no lo tienes, busca Su guía para encontrar uno. ¡Es importante para tu bienestar espiritual!

Traducido por: Silvia Naviliat

Este devocional ofrece 3 ideas para construir relaciones cristianas saludables.


Versículos para repetir o memorizar cuando quieres superar la preocupación

 

Superando la preocupación


La Palabra de Dios tiene una influencia ponderosa en nuestro corazón y nuestra mente, y los siguientes pasajes definitivamente pueden ayudarte a superar el miedo y la ansiedad. Tal vez quieras copiar esta lista o guardar este devocional para que puedas tenerlo a mano cuando lo necesites.

Apropiarte de estos pasajes te ayudará a enfrentar bíblicamente el miedo, la ansiedad y el estrés (Colosenses 3:16).

💙 Filipenses 4:6-7: "No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

💙 1 Pedro 5:6-7: "Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes."

💙 Mateo 6:25-32: " Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.”

💙 Filipenses 4:13: " Todo lo puedo en Cristo que me fortalece." 

💙 Hebreos 13:6: “ Así que podemos decir con toda confianza: «El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?»”

💙 Josué 1:9: " Te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas." 

💙 Juan 14:27: " La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.

💙 Salmo 55:22: "Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre.

💙  Mateo 6:34: "Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

💙  Juan 14:1: "No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí.

💙 Salmo 34:15: "Los ojos del Señor están sobre los justos,
    y sus oídos, atentos a sus oraciones
." 

💙 Jeremías 29:11: " Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

💙 Proverbios 3:5-6: "Confía en el Señor de todo corazón,
    y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.
"

 Traducido por: Silvia Naviliat

 

Este devocional ofrece una maravillosa lista de versículos para leer, recitar o memorizar cuando enfrentas estrés, ansiedad o preocupación.